5 Aspectos a considerar antes de comprar un inmueble

Una de las prioridades de muchos es llegar a tener su casa o departamento propio y si tú eres uno de ellos te invitamos a leer lo siguiente:

Mantén tus finanzas personales en orden: Esto quiere decir que si ya tomaste la decisión de comprar un inmueble no tengas ninguna otra deuda (tarjetas de crédito, carro, etc.) además de contar con un fondo para emergencias que por lo menos cubra 3 meses de tus gastos recurrentes.

Identifica tus necesidades: Elige el inmueble que más se adapte a tu vida diaria, que cuente con el tamaño y el número de habitaciones suficientes y de ser posible que esté cercano a tu lugar de trabajo.

Evalúa su estructura: En la actualidad se puede pensar que por vivir en un edificio que se construyó tiempo atrás se está en riesgo, sin embargo, no olvidemos la arquitectura funcionalista desarrollada desde los años 40´s que puede seguir impactando a estos edificios que han sido adaptados y mejorados para que estos sean habitables nuevamente.

Ubicación: Al invertir en una propiedad considera cuáles son las zonas en las que sueles pasar más tiempo, además de ubicar perfectamente servicios que requieras, como: educación, salud, comercios, seguridad, transportes, recreación y abasto. Además, investiga acerca del índice de seguridad de la zona y recordemos que nuestra ciudad tiene cambios de clima exagerados, así que estar fuera de una zona de inundación también es una buena decisión.

Escrituras: Al realizar la compra de un departamento, casa o inmueble tener conocimiento de que las escrituras están en orden es lo que te dará la certeza jurídica de la propiedad, no importa la vía por la que el inmueble fue adquirido (banco, agencia inmobiliaria, trato directo, etc.)

Conoce los proyectos disponibles de Reurbano y adquiere tu nuevo departamento en Edificio Dondé o Casa Emilio Dondé, ambos en la colonia centro de la Ciudad de México.

Lo que debes de saber del Plan de Recuperación del Centro Histórico si deseas invertir en la Col. Centro de la CDMX

Sin lugar a duda el Centro Histórico es una de las zonas más importantes de la Ciudad de México, no sólo por el gran patrimonio histórico, cultural y arquitectónico que podemos encontrar al recorrer sus calles, sino también por ser uno de los sitios con mayor actividad económica en la ciudad, donde podemos encontrar todo tipo de comercios, restaurantes, bares, oficinas gubernamentales y del sector privado, además de una gran cantidad de espacios artísticos y culturales. Al pasar de los años, la zona Centro Histórico, ubicada en la Alcaldía Cuauhtémoc continúa siendo el sitio más importante de la ciudad, tal como lo fue Tenochtitlan, la capital del imperio Azteca, ubicado en el mismo sitio. Es por ello que en los últimos años el gobierno de la ciudad ha invertido miles de millones de pesos en la rehabilitación y recuperación del Centro Histórico y las colonias a su alrededor, renovando los espacios públicos e incentivando la inversión privada en la zona. 

Tan sólo en los próximos años, bajo el “Plan de Recuperación del 2020-2024” el gobierno de CDMX invertirá más de 13,000 millones de pesos, para continuar con las obras de rehabilitación de la zona centro, entre dichas acciones se incluyen: la intervención de edificios catalogados que forman parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad, la rehabilitación de fachadas de la zona, la creación de nuevas ruta de ciclovías, como la ruta de trole bici y la ampliación de la ciclovía hasta el centro histórico; también se pretende reconfigurar la planeación urbana, creando oportunidades de desarrollo económico e incrementado la actividad cultural para impulsar al turismo,  una de las actividades económicas más importantes en la ciudad. 

El gobierno también ha invertido en el fortalecimiento de la seguridad en la zona centro y sus alrededores, instalando cámaras con mejor tecnología y adquiriendo nuevas patrullas para resguardar el área. 

Estas acciones aseguran que en los próximos años el Centro de Histórico y las colonias a su alrededor no sólo incrementarán su plusvalía, sino que además ofrecerá a sus habitantes una mayor seguridad,  de esta forma la Ciudad de México se renovará y promoverá la interconexión entre sus colonias, la sostenibilidad de sus barrios y el fortalecimiento de la comunidad, logrando con el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible para 2030.  

Hoy es un excelente momento para invertir en la Col. Centro de la Ciudad de México, ysi deseas hacerlo puedes visitar nuestro nuevo desarrollo Edificio Dondé sobre Av. Bucareli 

Manuel Dublán 46, finalista en la Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo

Por: Abigail Ramírez Zavala

El proyecto de reutilización adaptativa Manuel Dublán 46, realizado  por ReUrbano y PRODUCTORA, a cargo de Carlos Bedoya, Wonne Ickx, Abel Perles y Víctor Jaime, destaca no sólo por la magnífica restauración que hizo del edificio original, sino por su inigualable adaptación, misma que buscó beneficiar tanto a los residentes del inmueble como a los vecinos del famoso barrio de Tacubaya. Por esto enorgullece  que, a lado de proyectos de diversas latitudes como España, Colombia, Brasil o Argentina, sea uno de los 84 finalistas de la XII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo Habitar al margen (BIAU), que tendrá lugar del 21 al 25 de septiembre de 2022 en Ciudad de México, junto con el festival de Arquitectura y Ciudad MEXTRÓPOLI,

La BIAU es convocada por el Gobierno español mediante el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA), a través de la Dirección General de Agenda Urbana y Arquitectura, en colaboración con el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) y la Fundación Arquia; adicionalmente, en esta ocasión la BIAU se festejará a lado de Arquine, editorial mexicana que difunde la cultura arquitectónica a través de proyectos como el Festival de Arquitectura y Ciudad MEXTRÓPOLI,. que en 2022 se llevará a cabo en sedes como el Teatro Metropolitan, el Museo de la Ciudad de México, la Alameda Central, el Colegio de San Ildefonso, el Centro Cultural España, el Museo Franz Mayer y el Laboratorio de Arte Alameda.

Puntualmente, Manuel Dublán 46 es uno de los 41 finalistas seleccionados de entre más de 800 propuestas en la categoría de Panorama de Obras; la bienal además cuenta con otras categorías como Publicaciones, Programas docentes y en esta ocasión Bajo el nombre: Habitar al margen, esta edición busca propuestas fuera de lo convencional; todo lo anterior para configurar un foro de debate y reflexión en torno a la vivienda y la habitabilidad urbana que permita una visión periférica que permita  alcanzar prácticas arquitectónicas más sostenibles. Asimismo, contará con una exposición integrada por los proyectos más sobresalientes, cuya  curaduría expanda y complemente las propuestas seleccionadas. 

Obras, categoría en la que concursa Manuel Dublán 46, premia los trabajos tanto de arquitectura como de urbanismo realizados entre 2019 y 2022, que contribuyan con  soluciones inteligentes a mejorar  las formas de habitar, el acceso y la calidad de las viviendas, en este ambito,  el proyecto consigue un diálogo fluido entre la edificación original-una antigua casona de principicosdel siglo XX- la arquitectura contemporánea ,las viviendas que se encuentran en la planta alta y los locales comerciales ubicados en la planta baja. Esto, con el propósito de beneficiar a toda la zona de Tacubaya, que a pesar de su céntrica ubicación y valor histórico, ha perdido  relevancia y cuidado  con el paso de los años. 

Finalmente estas bienales y reconocimientos son importantes, ya que promueven la creatividad e imaginación de los creadores, muestran proyectos sostenibles y amigables con el entorno social y natural, y presentan alternativas arquitectónicas que salen de lo común, con espacios de mayor flexibilidad espacial,, o con la recuperación óptima de proyectos  ya existentes. Por último mencionar que  de las más de 800 propuestas presentadas en la bienal, 438 ya fueron edificadas, entre ellas 102  fueron realizadas en nuestro país, sólo detrás de la zona de la Península (España y Portugal), por lo que estamos seguros de que esta Bienal expandirá  el horizonte hacia prácticas arquitectónicas integrales y sustentables para todos y todas. 

Para más información sobre la Bienal, consulta  https://bienaliberoamericana.org

La importancia de la conservación arquitectónica y la apropiación urbana.

Por Andrea Paulina González Noble

México tiene una gran variedad de zonas turísticas con inmuebles patrimoniales en buen estado, intervenciones de arte urbano, etc. manteniendo la riqueza histórica día con día y que cada cierto tiempo contemplan trabajos de restauración y mejorías al entorno inmediato como la repavimentación, ampliación de banquetas, o proyectos de alumbrado público.

Havre 68

Pero ¿Qué pasa cuando un lugar no tiene un programa de mantenimiento con regularidad? Comúnmente los lugares suelen tener un declive en todos los sentidos, desde el deterioro de fachada que genera desconfianza entre los transeúntes por su aspecto poco agradable, o inconvenientes como el gradual abandono de locales comerciales. De igual forma una simple avenida con baches promueve que los autos dejen de circular por ahí, además de representar un riesgo por accidentes viales.

Por ello, cada espacio es crucial en nuestro día a día, sea cual sea la forma en la que transitamos por dicho espacio: en coche, bicicleta, transporte público o incluso como peatón, todos alguna vez nos hemos percatado de la confianza que nos puede transmitir la vitalidad o grado de deterioro en cierta zona; es necesario saber que cada espacio, se complementa y debemos considerar que realmente todo es parte de nuestra esencia como habitantes de una ciudad, somos los responsables de dotar de identidad a cada rincón del país.

Y en ese sentido, la apropiación es una forma de valorar nuestra ciudad, cuando alguien realiza un mural en la calle, se considera arte urbano si refleja algo en particular que define a la comunidad a su alrededor, y se puede entender como un testimonio de la historia; o podemos notar como la intervención en un inmueble desde la rehabilitación de una fachada, hasta un proyecto integral puede modificar drásticamente la dinámica social y económica del sitio.

Siendo así, vale la pena reflexionar sobre nuestra posición como ciudadanos, debemos aprender a cuidar cada espacio, con su debida precaución, e incluso si está al alcance de cada uno de nosotros debemos aprender a aportar como una gran sociedad.

Tal es el caso de Reurbano, que como empresa inmobiliaria está convencida que cada cambio que se hace en la ciudad es para mejorarla, con el deseo de preservar el patrimonio y mejorar las colonias en su carácter histórico.

Havre 77

Para logar el objetivo, Reurbano se ha planteado colabora con los mejores arquitectos y urbanistas siguiendo cabalmente con los principios de un diseño responsable, promoviendo la actividad del uso de la calle y los espacios públicos exteriores, nutrir el espíritu comunitario para construir mejores colonias.

Si quieres conocer a detalle los más inmuebles intervenidos por Reurbano, puedes dar clic aquí. Edificios que resguardan innumerables historias, tras hermosas fachadas arquitectónicas que hoy en día forman parte de las calles de la Ciudad de México.  

Estimular la imaginación: Juegos infantiles en las ciudades


Para un niño, no es necesario mucho más que una caja de cartón o un pedazo viejo de tubería para crear un mundo imaginario donde divertirse. Aún así, el mundo del diseño de las estructuras de juego infantiles — regido, por supuesto, por adultos — se vuelve cada vez más controversial. 

Por un lado, hay quienes abogan que la seguridad debe ser el principal factor a considerarse, y no lo hacen sin motivo; a mediados del siglo XX, cuando proliferaron las estructuras de juego en espacios públicos, hubo numerosos accidentes que resultaron en niños gravemente heridos debido al peligro de resbaladillas altas o ángulos puntiagudos en los juegos. Por otro lado, están los expertos en pedagogía, quienes insisten en que crear juegos demasiado seguros resulta en la apatía de sus usuarios infantiles, y por ello, dejan de servir su propósito final: incitar a los niños a explorar las posibilidades que ofrece el mundo que están en proceso de descubrir. 

La idea de crear espacios públicos específicos designados al juego infantil surge en Alemania en el siglo XIX, cuando grandes lotes vacíos fueron llenados con arena, dándoles un espacio limitado y seguro en donde jugar a los niños que antes correteaban sin supervisión por las calles. A principios del siglo XX, se comenzaron a instalar distintas estructuras — todas de uso ambiguo — dentro de los lotes, y tuvieron gran éxito con los niños, aún con todo y los accidentes que llegaban a suceder. El problema surgió en Estados Unidos en los ochentas, cuando los padres de familia de niños heridos llegaron a demandar a los fabricantes de los juegos, quienes procedieron a protegerse creando un rígido reglamento de diseño y, por consecuencia, abriendo paso a la homologación de las estructuras de juego alrededor del mundo. 

Algunas décadas antes de la controversia, artistas como Isamu Noguchi estuvieron fascinados por la idea del juego infantil, y diseñaron distintos espacios y estructuras abstractas en donde los niños pudieran jugar libremente. La idea siempre fue crear experiencias que representaran un reto para la imaginación aún sin límite de los niños; esculturas que podrían escalar, usar como escondite o resbaladilla, convertir en montañas o dinosaurios o naves espaciales. Fuera del esnobismo estético que suelen compartir los artistas y diseñadores (quienes parecen estar de acuerdo en la ofensiva inelegancia de los juegos prefabricados que hoy abundan), los pedagogos están de acuerdo en que esta aproximación al juego infantil es la correcta. Los conjuntos de juegos preceptivos fallan en lo que es, a fin de cuentas, su única misión: estimular la imaginación de sus pequeños usuarios. 

Entendido desde el punto de vista urbanístico y sociopolítico, los juegos en espacios públicos son más que simples lugares de ocio, donde los niños pueden divertirse y sus padres pueden descansar un rato mientras los vigilan. Jugar en un espacio abierto lleva a que los niños entiendan a la ciudad como algo que les pertenece, y al espacio público como algo a lo cual tienen derecho. El niño que juega en un parque de su ciudad se apropia de él, se lleva una lección cívica invaluable y se vuelve un ciudadano más empoderado para opinar sobre su ciudad en un futuro. Por ello, es importante que los diseñadores y arquitectos retomen un rol activo en el diseño de estos rincones de la ciudad, creando espacios estimulantes, estéticos, ambiguos, vibrantes y, sobre todo, democráticos.

Hacer ciudad: Los comercios locales que crean identidad

Como millones de personas más alrededor del mundo, en Reurbano nos encontramos en cuarentena, y este tiempo forzoso en casa nos ha hecho reflexionar aún más profundamente sobre el tema que nos apasiona: hacer ciudad. Queremos no solo mirar hacia adentro, sino generar una conversación más amplia acerca del tipo de intervenciones urbanas que tienen la capacidad de generar una ciudad más inclusiva, segura, activa y amable hacia los peatones.

Una de las estrategias por las que hemos apostado es la activación de las plantas bajas de nuestros inmuebles, colocando en ellas locales comerciales accesibles para peatones. Muchos edificios residenciales construidos en las últimas décadas han optado por ubicar espacios de estacionamiento en sus plantas bajas y sótanos, lo cual de inicio podría parecer comprensible, dada la creciente dependencia de la sociedad a los automóviles. Pero debemos preguntarnos, ¿qué se pierde al generar calles conformadas por una serie de edificios impenetrables? Según el reconocido urbanista Jan Gehl, las ciudades deben construirse en torno a la escala humana, es decir, los barrios deben ofrecer actividades diversas, accesibles y atractivas para quienes los caminan.

Pero simplemente generar comercio a nivel de calle no es suficiente. Las grandes metrópolis del mundo se vuelven cada vez más homogéneas al ser invadidas por las cadenas multinacionales que se multiplican en cada rincón de cada ciudad. Al contar con las mismas cadena de café, ropa o comida, las ciudades pierden sus esencias, y las comunidades que las habitan pierden la oportunidad de generar propuestas diversas y lucrativas. Por ello hemos considerado importante crear alianzas con emprendedores locales en nuestros proyectos.

Elena Reygadas o Eduardo García — los respectivos chefs de Rosetta y Havre 77 — son dos ejemplos de proyectos aliados de Reurbano que se han consolidado como parte de los restaurantes más exitosos del país. Y como ellos, existen decenas de emprendedores de distintas escalas en quienes hemos apostado para dar vida a las colonias en donde trabajamos. Por nuestra parte, tenemos claro por qué nos parecen valiosas estas alianzas: En nuestra misión por reactivar los barrios centrales de la Ciudad de México, creemos en el poder de la diversidad para generar comunidad y esencia.



Sin embargo, la maquinaria de la globalización que amenaza al comercio local no se detendrá con las buenas intenciones de unos cuantos. Es necesario impulsar una política pública que ofrezca incentivos claros para apoyar a las pequeñas y medianas empresas que no pueden competir con cadenas gigantes; que no pueden, por ejemplo, garantizar un contrato de 5 o 10 años de renta de su local. Y al buscar redensificar las colonias centrales de la Ciudad, debemos tomar en cuenta que necesitarán poblarse no sólo de residentes, sino también de todos aquellos servicios que requiere una comunidad: consultorios médicos, escuelas y guarderías, librerías, galerías y demás. La regulación urbana en términos de uso de suelo y carga fiscal debe ofrecer incentivos a quienes provean esos espacios, para asegurar que su negocio sea rentable al optar por apoyar a iniciativas locales y de servicios públicos. 

La pandemia que atravesamos actualmente ha evidenciado lo vulnerables que son los comercios locales de nuestras comunidades. Detrás de cada uno de ellos, hay decenas de personas que han trabajado arduamente para hacerlos realidad, y sería catastrófico permitir que colapsen. La identidad de nuestros barrios está en riesgo. Ahora más que nunca, debemos mostrar nuestra solidaridad y ofrecerles todo el apoyo que nos sea posible, para poder encontrarnos de nuevo una vez que la crisis haya pasado.