De una casona decimonónica a un edificio contemporáneo.
Entrevista a PRODUCTORA, caso Manuel Dublán 46

Rodrigo Díaz y Juan Pablo Hernández
FundarqMX

Producto de la colaboración entre ReUrbano y el estudio PRODUCTORA DF, acreedor de la nominación del premio Building of the Year 2022 por Archdaily, el innovador complejo de vivienda Manuel Dublán 46 ofrece un paradigma contemporáneo para habitar ciudad a partir de la recuperación y actualización de su pasado. Este atemporal edificio ubicado en el tradicional barrio de Tacubaya se distingue por el diálogo que guarda la arquitectura actual con la recuperación de una casona de principios del siglo XX. Para conocer algunos detalles del proyecto tuvimos una entrevista con dos de los socios fundadores de PRODUCTORA, los arquitectos Carlos Bedoya [CB]  y Abel Perles [AP]

Foto: Productora
Foto Reurbano

[FundarqMX] ¿Por qué consideran que es importante la rehabilitación de los inmuebles en desuso?

[CB]. Creo que hoy en día nos hemos dado cuenta que una opción más viable es la rehabilitación y la redensificación de las construcciones existentes en nuestras ciudades, tanto por implicaciones en temas de sustentabilidad, así como otras de carácter social. De igual manera encontramos la importancia del tema de la identidad, pues, los edificios forman parte de la historia de los barrios, del país, y a través de ellos se enriquece el bagaje cultural que nos permite reconocernos. apostamos por la reactivación de los inmuebles a través de las intervenciones contemporáneas, evitando siempre caer en los anacronismos como resultado de ideas románticas de rescatar el pasado.

[FundarqMX] ¿Cómo consideran que se mantuvo la identidad de la casona de Manuel Dublán y cómo se relaciona ahora con el funcionamiento del nuevo edificio?

[AP] Identificamos que la esencia de la casona original se encontraba en la disposición del edificio en torno a un patio central que lo articulaba. Así, no solo decidimos conservarlo, sino trasladarlo y potenciarlo en la parte nueva del proyecto. A partir de ello construimos una cierta tipología arquitectónica que no hicimos más que repararla, restaurarla y evidenciarla.

FundarqMX] ¿Cómo fue su aproximación al barrio histórico de Tacubaya y a cuáles de sus dinámicas se enfrentaron durante la realización del proyecto?

[CB]. Cuando ReUrbano decide emprender estos proyectos, siempre trata de seleccionar zonas con un alto potencial en el cual el edificio trate de ser un foco de rehabilitación de la zona. Nosotros, alineados con esta misma forma de pensar, decidimos respetar la línea peatonal que conserva las alturas del barrio original. Decidimos, también, incluir un par de locales comerciales que permitirán un vínculo constante entre el edificio y la calle, de modo que no se encuentre aislado a la vida que ofrece este barrio caracterizado por su alta conectividad y flujo de transeúntes que utilizan los distintos transportes públicos, la bicicleta o visitan el mercado que se encuentra a la vuelta de la esquina.

[FundarqMX] Para conseguir el resultado esperado ¿Cuáles podrían haber sido los criterios o elementos medulares que guiaron el proyecto?

[CB] A mi parecer, el proyecto se organiza en torno a dos grandes criterios, la relación del edificio con la calle y la circulación alrededor del patio central, estos dos elementos son los que terminan articulando en términos arquitectónicos todo lo que sucede. De aquí se desprenden otros detalles tales como la escalera exterior que dialoga, también, con las privilegiadas vistas de la ciudad a la vez que es un pretexto para hacer un recorrido a través de circulaciones que incluyen balcones interiores. Se trata de una tipología típica de las casonas con patio que hemos reinterpretado a nuestros departamentos y a la arquitectura contemporánea.

[FundarqMX] Tras haber recibido la nominación como finalistas del premio Building of the Year 2022 de Archdaily ¿Cómo ha cambiado la relación que mantienen con el edificio de Manuel Dublán?

[AP] Desde el momento en que termina la obra, normalmente sabemos que el edificio comenzará a ser habitado y tomará una vida propia. La intensa relación que tenemos con él se acaba y queda solo la reflexión, el análisis y la satisfacción, en esta ocasión, de que nuestro trabajo sea reconocido por nuestros colegas.

[CB] En este caso particular, también reconocemos un termómetro que indica que estamos entendiendo, dado los tiempos en los que vivimos, el valor de intervenir preexistencias en lugar de solo demoler y construir de cero. Nos da mucho gusto ver que lo que en su momento vimos junto con ReUrbano, suma a la conversación de quienes estudiamos, hacemos y consumimos arquitectura, así como a las posibilidades de aquello que podemos hacer dentro de nuestras ciudades.

Si deseas conocer más detalles de este proyecto da clic aquí y te recordamos que aún estas a tiempo de adquirir el últimos penthouse en este histórico proyecto.

La importancia y valor de los inmuebles catalogados como patrimonio arquitectónico en la Ciudad de México

Por Paulina Kunz y Berenice Estrada
Fundarqmx

El paisaje arquitectónico de la Ciudad de México, constituye una gran parte de su atractivo y diversidad. Desde los nuevos edificios hasta los vestigios de sitios prehispánicos, se hace presente una particular mezcla de estilos, colores y materiales. Y es que los inmuebles que han soportado el paso del tiempo, son reflejo de los cambios de la ciudad, una muestra de la sociedad y sus comunidades.

María Bustamante Harfush, arquitecta presidenta de FundarqMX comentó en un artículo publicado en la revista Expansión “Fuera del universo y las estrellas inconmensurables, prácticamente todo, se puede medir y cuantificar. Sin embargo, el patrimonio arquitectónico de la Ciudad de México todavía en pleno siglo XXI sigue sin estar plenamente catalogado, definido, cuantificado y declarado, y por lo mismo -por esa indefinición-, por esa falta de claridad y contundencia, su destrucción continúa.”

Casa Emilio Dondé

La preservación de inmuebles catalogados como patrimonio arquitectónico es importante, ya que es legado de nuestro pasado. Es la representación material de nuestra historia, creencias, vivencias y nos enseña lo que fuimos, por tanto, es una herramienta para entender el contexto presente.

ReUrbano ha trabajado por respetar los espacios que interviene, a fin de lograr proyectos funcionales que sigan recordando y mejorando su carácter histórico, así como la importancia de la arquitectura de la ciudad. Buscando reactivar los barrios que se han ido olvidando poco a poco y lograr lugares con una mejor calidad para vivir. Los proyectos que realizan conectan espacios e inmuebles preexistentes de la ciudad con desarrollos contemporáneos buscando crear una conexión entre la historia y el presente.

Havre 77

En proyectos como Havre 77, Chihuahua 139, o Milán 44, ReUrbano ha reutilizado inmuebles catalogados para darles una vida nueva y satisfacer las necesidades deusuarios actuales revitalizando la zona inmediata. Por mencionar un caso en particular, el programa arquitectónico de Havre 77, un inmueble uso comercial, integra restaurantes en la planta baja, espacios flexibles pensados para oficinas en las plantas superiores y una torre agregada en la parte posterior del predio destinada para uso laboral.

A manera de cierre, hacemos la valoración de la importancia de conservar los distintos edificios e inmuebles que componen la ciudad, sean antiguos o contemporáneos, pues demuestran el paso del tiempo y lo cambiante que es la ciudad junto con la sociedad que la habita.

Si deseas conocer más sobre los desarrollos Reactivados por ReUrbano puedes visitar nuestro sitio web reurbano.mx

Bibliografia

PAOT, Problemática de los inmuebles catalogados de valor Patrimonial Urbano, Artístico y/o Histórico en la Ciudad de México,  https://paot.org.mx/patrimoniocultural/problematica.php

5 razones para vivir en Tacubaya

Susana Amilpas

El barrio de Tacubaya se encuentra ubicado al poniente de la CDMX, actualmente integrado por las colonias Escandón, Observatorio, San Miguel Chapultepec II sección, Ampliación Daniel Garza y por supuesto, Tacubaya. Durante el siglo XIX, Tacubaya fue la colonia favorita de la clase alta y de personajes importantes. En aquel entonces, en la zona había muchos árboles y jardines, de hecho, está cerca del bosque de Chapultepec. Además, fue en esta zona donde ocurrieron varios acontecimientos históricos como la Guerra de los Pasteles, la decena trágica y los mártires de Tacubaya, por mencionar algunos.

Actualmente, hay una migración de personas a zonas como estas, sobre todo de personas que quieren alejarse de la gentrificación y del bullicio. Es por eso que te mencionamos las 5 cinco razones para vivir en Tacubaya

1. Por ser un Barrio Mágico

Tacubaya es uno de los 21 Barrios Mágicos de la CDMX, los cuales son llamados así por sus atractivos turísticos y su patrimonio cultural e histórico. Durante muchos años el barrio fue casa del Cine Hipódromo, además dónde fuera el Ex-Arzobispado y el Colegio Militar, se instaló el Observatorio Astronómico y Sismológico de México, también se erigió en su colindancia con Chapultepec, la Residencia Oficial de los presidentes en turno de nuestro país, Los Pinos, que ahora es un centro cultural.

2. Por su arquitectura

En la zona existen varios lugares relevantes por su arquitectura como lo son:

La Casa de la Bola, esta fue edificada en el 1600 y cuenta con 13 salones y mobiliario del siglo XV al XX, actualmente es museo y salón de eventos. También está el edificio Ermita, de estilo art decó, construido en los años 30 por el arquitecto Juan Segura Gutiérrez el cual en en la parte baja cuenta varios negocios.

El arquitecto Luis Barragán vivió en Tacubaya. Su casa fue construida en 1948 y es un ejemplo de arquitectura contemporánea. La Unesco la nombró Patrimonio Mundial en 2004. Adicionalmente, se encuentra el Parque Lira y la iglesia de la Candelaria.

3. Por su ubicación y vialidades aledañas

Su ubicación permite llegar en minutos a La Condesa y a la Nápoles, además  de que Avenida Tacubaya es una de las entradas hacia la zona corporativa de Santa Fe y colinda con la San Miguel Chapultepec.

Las opciones de movilidad también son muy variadas, además de contar con acceso a vialidades como Anillo Periférico, Autopista urbana, Av. Observatorio, Av. Tacubaya, Avenida Revolución y Parque Lira, en la zona convergen convergen la L1 las líneas 9 y 7 del metro y cerca hay estaciones de la L2 del Metrobús.

4. Opciones para comer

Desde la tradicional comida de La Poblanita hasta los Tacos del Borrego Viudo, en la zona hay varios lugares para comer, ya sean fondas, restaurantes o locales de antojitos para todos los gustos y bolsillos. Dentro de las opciones que gozan de popularidad están los Chilakillers y los diversos restaurantes chinos sobre avenida Revolución. Ahora que si lo tuyo es cocinar en el Mercado Gonzalo Peña Manterola encuentras una variedad de insumos para preparar una rica comida o cena y disfrutarla en la comodidad de tu roof garden.

5. Renovación Urbana

Finalmente y no menos importante es que las autoridades han tratado de devolverle a la zona su antiguo esplendor y se han invertido recursos para su recuperación. Actualmente se busca restablecer tanto el tejido social como el urbano-espacial a fin de renovar y recuperar la zona gracias a la inversión pública y privada a partir de la implementación de políticas de sustentabilidad con un enfoque integral. Dicho lo anterior se ha observado de 2018 a la fecha una variación porcentual del 7% en el precio promedio y de 11% en el promedio por metro cuadrado (m2) en la oferta de departamentos en venta, lo que se traduce en este momento como una buena oportunidad de inversión en una zona que se espera recupere su esplendor.

Y por qué no hacerlo en un espacio como el Manuel Dublán 46, el cual es un desarrollo de uso mixto que cuenta con 17 departamentos y que, como todos los proyectos de Reurbano, se caracteriza por integrarse a la historia del Barrio de Tacubaya y crear un diálogo entre un inmueble del siglo XIX y un edificio contemporáneo.

Actualmente tiene disponible un Penthouses con extraordinarias vistas al valle de la ciudad de México. Te invitamos a conocerlo dando clic aquí para agendar una cita.

Manuel Dublán 46, finalista al premio Building of the Year 2022

Por: Rodrigo Díaz Cortés, FUNDARQ

El proyecto Manuel Dublán 46 se localiza en el barrio histórico de Tacubaya, el cual se ubica al oeste de la Ciudad de México. Esta zona tiene una fundamental importancia histórica, ha sufrido transformaciones que datan desde el México prehispánico hasta la actualidad. Es un lugar apreciado por sus características geográficas, su elevación y ubicación dentro de la ciudad lo convierten en un punto estratégico. Albergó múltiples casas de descanso por encontrarse elevada sobre el nivel del lago de Texcoco y así estar exenta de las inundaciones que sufre el resto de la metrópoli. Su expansión modificó su carácter de pueblo por el de un barrio y en los años veinte comenzó a perder su vitalidad por la migración de su población a otras zonas de la ciudad.

Foto: archdaily

El despacho PRODUCTORA, conformado por Carlos Bedoya, Abel Perles, Víctor Jaime y Wonne Ickx, fue el encargado de la rehabilitación del inmueble decimonónico que se encuentra en Manuel Dublán, una de las calles secundarias de la colonia. El proyecto es fiel a los principios de preservación y respeto por el patrimonio cultural propios de ReUrbano, conservaron lo existente en su totalidad buscando contribuir a la densificación y revitalización de una zona histórica que ha sido desestimada. Es una de las múltiples aportaciones que lentamente están ayudando a que la colonia recupere su esplendor y que se instaure, de nuevo, como una de las zonas con más vida de la ciudad.

El proyecto busca generar un diálogo entre la casa existente y la intervención, entre lo antiguo y lo contemporáneo, que a su vez se adapta y relaciona con el barrio. Al ser restaurado con un valor patrimonial protegido está exento de aparcamiento de automóviles por la normativa de la ciudad. Es por ello que integra y promueve el uso de medios de transporte alternativos, incluyendo en el proyecto un amplio aparcamiento para bicicletas.

Los dos niveles originales de la casa fueron restaurados y adaptados, con la idea de revitalizar un espacio de la primera mitad del siglo pasado que respondiera a las necesidades del presente. Ésta se configura alrededor de un patio rectangular interno envuelto en tres de sus lados. En la fachada principal se adaptaron espacios para albergar un par de locales comerciales a fin de vincular el edificio con el barrio y generar un complejo que ayude a la reactivación de la colonia y haga ciudad. Las generosas alturas permitieron la posibilidad de la integración de tapancos en estos niveles.

La nueva propuesta se adapta a la estética y configuración de la casa original, es una reinterpretación contemporánea de lo histórico. Se toma en consideración el espacio arquitectónico patrimonial y se inserta sutilmente sobre él. En la fachada principal se remete para darle jerarquía a una composición que es respetuosa a la escala urbana, así se convierte en un espacio amigable a nivel peatonal. Terrazas protegidas se extienden del edificio hacia la calle para generar un diálogo respetuoso entre lo existente y lo nuevo.

  Foto:@ax.alvarado

El patio central originario de la casa configuró al nuevo edificio a través de un gran árbol, conservado debido a su aportación al microambiente interno del edificio. Los departamentos se alargan hacia este lugar para expandir espacios de circulación y configurar zonas exteriores privadas. Una escalera escultórica conecta los nuevos niveles del proyecto, su color azul, como el de otros detalles del edificio, fue retomado de elementos de la casa original que fueron encontrados durante el proceso de recuperación del inmueble. Las dos últimas plantas se organizan en unidades dúplex que conectan con amplias terrazas en la azotea que cuentan con vistas de 360 grados.

La obra, intervenida en 2021, integra un edificio antiguo restaurado y otro nuevo con diecisiete viviendas, dos locales comerciales y una propuesta de transporte alternativo de una manera única que responde a las necesidades del barrio y al mismo tiempo respeta su historia integrándose a ella. Se responde a la despoblación por medio de un edificio que busca la densificación y a la falta de actividad económica a través de locales que promueven la reactivación comercial. Es por ello, por lo que el proyecto fue finalista al premio Building of the Year 2022, ideado y organizado por Archdaily, quien a través de su plataforma presenta y reconoce proyectos que expresen innovación y calidad en su diseño.

Si quieres conocer más detalles de este inigualable desarrollo en Tacubaya de clic aquí

Edificio Dondé: Un desarrollo residencial que apuesta por la reactivación social y económica de Av. Bucareli

Por: Luis Armando Rodríguez Bermejo, FUNDARQ

La ciudad de México es una urbe de grandes contrastes: por un lado, es poseedora de un rico legado histórico, conformado por edificios que datan desde el siglo XVI hasta el siglo XX y, por otro, se trata de una metrópoli en un constante proceso de modernización, donde la nueva arquitectura resalta a lo lejos con sus enormes rascacielos. Los arquitectos actuales se enfrentan al gran reto de armonizar los nuevos edificios con los viejos sin que unos opaquen a los otros en estos procesos de renovación urbana.

El Edificio Dondé, ubicado sobre la avenida Bucareli junto a la glorieta del Reloj Chino, es un complejo arquitectónico cuyo objetivo consiste en ofrecer viviendas de la más alta calidad, así como la reactivación del flujo económico de la zona donde se encuentra. Fue diseñado por el despacho de arquitectura Cadaval & Solá Morales, quienes concibieron la estructura como un conjunto de departamentos para familias y parejas, garantizando un ambiente de convivencia diverso entre sus habitantes, ya que ofrece espacios que se adaptan a las necesidades del mismo sin someterlo a las ciertas limitaciones. 

Uno de los aspectos más significativos del edificio es el hecho de tomar en cuenta la naturaleza social que tenemos los mexicanos, por lo que integra una serie de espacios pensados para la convivencia diaria; entre ellos destaca el patio central, tan característico de nuestra cultura y que recuerda a las antiguas vecindades donde los habitantes interactuaban en su día a día. Por otra parte, existen una serie de terrazas de uso privado y compartido, destinadas a todo tipo de actividades recreativas con la posibilidad de gozar de una maravillosa vista al paisaje urbano. 

El proyecto, lejos de ser una pieza aislada dentro de la CDMX, tiene como propósito integrarse al movimiento económico de la ciudad mediante la vitalidad comercial en la planta baja. Cabe mencionar que esta modalidad vivienda-comercio se encuentra presente en construcciones vecinas, tal como el edificio Gaona, lo que nos lleva a comprender la manera en cómo este nuevo proyecto logra armonizar con la dinámica y movilidad del entorno desde un enfoque contemporáneo.

Su ubicación resulta una gran ventaja, ya que además de colindar con avenidas importantes como Paseo de la Reforma, Balderas o Avenida Cuauhtémoc, brinda opciones de transporte como Metro, Metrobus o bicicleta, facilitando el acceso a lugares importantes como la Plaza de la Ciudadela, la Biblioteca de México, el Museo de Arte Popular, la Alameda Central, el Palacio de Bellas Artes o el monumento a la Revolución.

El Edificio Dondé no solo resulta una valiosa adquisición desde el punto de vista estético, sino que las ventajas ofrecidas a sus residentes hacen de la Ciudad de México una experiencia más que disfrutable para aquellos que deseen conocerla más a fondo.

Puedes conocer más de este nuevo desarrollo sobre Avenida Bucareli dando clic al siguiente aquí

*Este artículo fue posible gracias al testimonio del arquitecto Eduardo Cadaval en la entrevista virtual con FUNDARQMX 

La Colonia Centro

Susana Amilpas

La ciudad de México se ha caracterizado por su continuo crecimiento urbano. Desde hace algunos años vemos diversas colonias resurgir y posicionarse como los lugares más deseados para vivir, ya sea por su infraestructura, la cercanía a los centros de trabajo o la variedad de oferta gastronómica y cultural, tal fue el caso de las colonias Roma, Condesa y Juárez, por mencionar algunas.

Actualmente, la Colonia Centro se encuentra en ese proceso, lo cual era esperado dada su colindancia con la Juárez, la Roma, la Condesa y la Santa María la Ribera donde hay una oferta amplia de vivienda, aunque con precios más elevados.

Para las personas más cosmopolitas vivir en la colonia Centro es estar rodeado de una fusión de arquitectura, entretenimiento, museos, centros de trabajo y una infraestructura en transporte muy consolidada.

Foto:@ax.alvarado 
Foto:@ax.alvarado 

Desde que inicia el día hay muchas opciones para realizar las compras de la semana o ir a restaurantes y cafés de diferentes precios y gustos. Puedes decidir si caminar a tu trabajo, tomar el transporte o subirte a una bicicleta. En tu trayecto puedes observar como conviven edificios modernos e históricos;  mercados y bancos; ejecutivos y vendedores; guías turísticos y artistas; estudiantes y turistas.

Los fines de semana encontrarás eventos culturales, conciertos, obras de teatro y una variedad de exposiciones. También, puedes disfrutar de un paseo ciclista sobre Reforma donde encontrarás comercios, cines y actividades al aire libre. O de un brunch dominical en alguno de los hoteles clásicos del primer cuadro de la ciudad o de los cercanos al palacio de Bellas Artes y posteriormente ir de compras a algún centro comercial o en las calles del centro histórico donde encontrarás las tiendas de moda.

Foto:@ax.alvarado    
Foto:@ax.alvarado    

Si te interesa disfrutar de comida fusión, puedes ir al Barrio Chino y terminar con un postre para llevar de la tradicional Pastelería la Ideal. Ahora que si lo tuyo es la noche, la vida propia del Centro de la Ciudad te ofrece una gama de bares y lugares para bailar. Por algo se dice que en el centro de la ciudad es imposible aburrirse.

Finalmente, para los inversionistas, lo que ahora hace atractiva a la Colonia Centro no es sólo la renovación que está teniendo en cuanto al rescate de sus edificios y calles históricas, sino que cuenta con nuevos desarrollos que ofrecen beneficios de ubicación, espacio y amenidades similares a los que encuentras en inmuebles ubicados en las zonas aledañas, a un precio menor. 

Por ello, si deseas saber más de esta histórica zona y sus nuevos proyectos residenciales te invitamos a conocer Edificio Dondé un desarrollo habitacional en la emblemática avenida Bucareli, frente al tradicional reloj chino. 

Diébédo Francis Kéré, ganador del Premio Pritzker 2022

Por. MArq. María Bustamante Harfush. (FUNDARQMX) 

Nacer en un entorno de condiciones mínimas, prepararse y hacer algo por transformarlo es la celebración del Pritzker otorgado este 2022. La medalla al mérito arquitectónico sesga su mirada a las soluciones arquitectónicas sensatas con una realidad social que vive el mayor porcentaje de los habitantes del mundo. 

Diébédo Francis Keré, tuvo la fortuna de salir de su entorno, a partir de una beca para formarse como arquitecto en Alemania, para años después, regresar ese conocimiento y esa sensibilidad a su localidad, en forma de escuelas, centros culturales, sociales y recreativos. 

 

Francis Kéré en el exterior del pabellón de Xylem en Montana. Fotografía: Erik Petersen  Al Día News 

Ejemplo real del “arquitecto descalzo” (Johan Van Lengen) quien, atento a las condiciones de su entorno natural proyecta los espacios con lo que tiene a la mano, ofreciendo con los menores recursos económicos y materiales, lo mejor para sus usuarios: muros y sombras que protejan de los 42 grados centígrados del exterior; celosías que filtren la luz y dejen pasar el aire para refrescar las aulas; algo de color para alegrar la materia prima básica de su materialidad; orificios con ollas de barro para iluminar los interiores, etcétera.  

Su objetivo: hacer feliz al usuario y hacerlos partícipes de principio a fin, desde idear la propuesta, hasta construirla y habitarla. Generar orgullo e identidad durante el proceso. 

National Park of Mali, photo courtesy of Iwan Baan pritzkerprize.com 

El privilegio de los que estudian una profesión es, que a partir de ella obtienen herramientas para crear nuevas oportunidades con lo existente y de hallar nuevos caminos para lograr las cosas, reunir dinero para los pobres, idear nuevos usos con materiales locales, entender la tradición milenaria de un lugar y transformarlo a la actualidad, lo que llamamos innovar, aunque en realidad son costumbres tradicionales de hacer las cosas entendidas a partir de una nueva mirada. 

Este siglo XXI obliga a que la arquitectura se reconcilie con la naturaleza, a una resiliencia humana de adaptación a un planeta herido, acalorado por la industria ideada a finales del siglo XIX y una sobrepoblación creciente. Construir con sensibilidad al lugar y entender la forma de construir tradicional, pero depurarla y evolucionarla es lo que proyectos como los realizados por Keré confirman que sí, es posible, una arquitectura sencilla, práctica, útil, funcional y bella. 

Gando Primary School Extension, photo courtesy of Erik-Jan Ouwerkerk pritzkerprize.com 

El premio Pritzker en los últimos años se ha convertido en un instrumento aleccionador de los arquitectos del mundo. El año pasado, con Lacaton & Vassal el reciclaje y la adaptación de estructuras de vivienda existentes para mejorar la habitabilidad. Ahora, una mirada a la arquitectura que piensa en la colectividad de manera integral y que mejora su condición de vida, esencia de esta profesión. 

Finalmente, resaltar el proceso de trabajar para y con la gente, hace que el proyecto sea de todos y se genere una identidad y un aprecio con el edificio que los albergará. El arquitecto es una guía para la comunidad de cómo construir bien el espacio. En lugares como Burkina Faso, África no existía como tal la concepción de la labor de un arquitecto y cómo sus habilidades podían generar esos espacios con los mismos materiales que siempre habían estado al alcance de ellos en cuanto a materia prima y constructibilidad. La participación de Keré como diría el mismo fue una llamada de atención a la comunidad para darse cuenta de lo que toda la gente es capaz de hacer por transformar su realidad. 

EDIFICIO DONDÉ: El patio, un legado arquitectónico

Por. MArq. María Bustamante Harfush 

Un icónico “reloj chino” genera una particular glorieta que nos recuerda que ahí está el antiguo Paseo de Bucareli, el virrey de la Nueva España que en 1778 bautizaría con su propio nombre, uno de los primeros ejes principales para demostrar el progreso urbano de una ciudad que iba a crecer más allá de sus límites. 

El paseo se conectaría con otro paseo, “el de la Alameda” para recorrer en carrozas jaladas por caballos una avenida “real” de gran amplitud, a donde la gente fuera a pasear y a respirar aires del campo. Una idea visionaria para atraer nuevas inversiones, primero en ambos costados de la calzada que competiría incluso con el Paseo de la Emperatriz (hoy Paseo de la Reforma). 

Y efectivamente, inmensas casas se construyeron por grandes personalidades, políticos, empresarios, inversionistas extranjeros e incluso toreros: Palacio Cobián, Edificio Vizcaya, Edificio Gaona son algunos de los más reconocidos y de gran presencia para las colonias Centro y Juárez respectivamente. 

Ese entorno tan emblemático históricamente, en años recientes se ha ido transformando paulatinamente para rehabitar colonias céntricas de la ciudad de México, que guardan una gran historia, una excelente infraestructura y transporte, así como equipamientos inigualables por su estratégica ubicación. 

En ese enclave, en el lado Sur-Poniente de la glorieta del reloj chino, los arquitectos Eduardo Cadaval y Clara Solá-Morales proyectaron para Reurbano el Edificio Dondé, el cual toma la forma circular de la propia glorieta generando dos crujías de vivienda, una con vistas a la calle y otra con la vista a un patio o calle interior a la cual vive otra crujía de viviendas, también circular pero convexa, lo cual genera una entrecalle con una perspectiva interesante. 

El edificio además se escalona generando diversas terrazas y abriendo las vistas y las entradas de luz, recuperando de manera conceptual los antiguos patios de las vecindades. El esquema de entrar a un espacio compartido que funge como vestíbulo de distribución para todos los vecinos y que se vuelve una antesala para convivir, para que los hijos jueguen al exterior sin estar expuestos al tránsito, donde entre el aire y la luz, y donde se enmarca el cielo. 

El proyecto retoma de manera contemporánea el legado del patio tradicional mexicano en una propuesta reinterpretada para el siglo XXI. 

Por la forma redondeada de las edificaciones que rodean al patio, se genera una perspectiva que impide ver el final de este, creando una ilusión de ser un espacio mucho más grande. El patio está concebido para albergar árboles y plantas que generen un ambiente acogedor al transeúnte y al mismo tiempo embellezcan las vistas interiores de los departamentos. 

Visualización del patio interior
de Edificio Dondé. 
Volumetría del Edificio Dondé con su patio interior  
y escalonamiento con terrazas hacia el Paseo de Bucareli. 

Privilegiar la existencia de un patio para la vivencia interior del conjunto, hizo que cada uno de los departamentos tuviera una tipología muy particular, casi única en su forma y distribución, creando la impresión de ser una edificación antigua, pero con una materialidad, estructura, instalaciones y equipamiento totalmente contemporáneos, otorgando un gran confort al habitante.  

¿Te gustaría visitar departamento muestra de este inigualable desarrollo? Agenda una cita a hola@reurbano.mx  

La Juárez: Una colonia histórica en transformación

Susana Amilpas

A lo largo de la historia han existido colonias que se han transformado y le han dado diversidad a la ciudad de México. Un ejemplo de ello es la colonia Juárez. 

La colonia Juárez surge durante la época del porfiriato, en un momento cuando la capital vivía una ola de transformaciones, crecimiento y urbanización de terrenos antes baldíos. Desde sus inicios la Juárez, en ese entonces llamada colonia Americana, fue concebida como un lugar para que viviera gente acomodada de la época.  

Es en ese contexto que el conocido Reloj Chino fue instalado en el entonces recién remodelado Paseo de Bucareli (hoy avenida Bucareli) por instrucciones de Don Porfirio Díaz. Este reloj fue un regalo de Puyi, el último emperador chino de la dinastía Qing, con motivo de los festejos del centenario de la guerra de independencia de nuestro país. Sin embargo, posterior a la posterior a la Revolución Mexicana la colonia Juárez quedó un tanto abandonada y en 1913, durante la Decena Trágica, el reloj chino fue impactado por balas de cañón por lo que tuvo que ser reconstruido. 

La historia de esta colonia se ha caracterizado por grandes transformaciones, si bien después de la segunda mitad del siglo XX la colonia Juárez sufrió una época de abandono, empobrecimiento y deterioro, actualmente, junto con las colonias aledañas como la Centro y la Cuauhtémoc, está pasando por un periodo de restauración, construcción y renovación cultural. 

En décadas recientes se han edificado diversas propiedades en las inmediaciones de Paseo de la Reforma y en su extremo poniente. Actualmente, el crecimiento y recuperación se está llevando a cabo en el lado oriente.  El proceso de renovación urbana, mediante la inversión pública y privada con un enfoque modernizador y de restauración de construcciones del siglo XIX en el tipo de edificios que se construyen, así como los nuevos proyectos arquitectónicos, edificios de oficina, vivienda y comercio han multiplicado el precio comercial del suelo de la zona, 

Sus límites urbanos y acceso a avenidas como Paseo de la Reforma, Eje 1 Poniente Bucareli y Avenida Chapultepec así como sus múltiples estaciones de metrobús, metro y estaciones de ecobicis  han convertido a la Juárez en una de las zonas con mejor accesibilidad en la Ciudad de México. 

La Juárez, gracias a su colindancia casi imperceptible con la colonia Centro, es reconocida mundialmente por sus viviendas, museos, hoteles, oficinas y comercios, cafeterías y cantinas con tradición histórica. Basta mencionar la esquina de la información en el cruce con Eje 1 Poniente Bucareli y Paseo de la Reforma, lugar donde se encontraban las imprentas y oficinas de los grandes periódicos de México como El Universal y El Excelsior donde los afamados periodistas de diversas épocas escribían o bien el café La Habana dónde con un café en mano de Coatepec, Ver., se  daban cita Octavio Paz, Gabriel García Marquez e incluso Fidel Castro y el Ché Guvara. 

La vida de la Juárez ha tomado una dimensión diferente con los paseos ciclistas de los domingo a lo largo de Reforma, esta actividad ha venido a reactivar la vida de quienes habitan en la zona, puesto que aunque existan personas que no disfrutan de andar en bicicleta, sus calles, galerías, museos y jardines se vuelven puntos de encuentro para un paseo dominical en familia o para reconectarse con uno mismo en un momento de pacífica  lectura en alguno de sus parques aledaños. 

Ahora bien, si la gastronomía es lo que se busca la zona también alberga diferentes restaurantes de renombre y mercados de tradición donde existen menús y sugerencias para todos los gustos y bolsillos. Por ejemplo, el mercado de San Juan, donde existe una variedad de productos que van desde los más exóticos como carne de avestruz y alacranes, hasta los más tradicionales como pescados y carnes magras. Lo interesante es que las personas pueden deleitarse de esta variedad de alimentos en el lugar donde pueden acompañar sus comidas con diversas bebidas.  

Aunque si lo que se prefiere es cocinar, el mercado Juárez ofrece una gran variedad de frutas, verduras e insumos frescos para preparar en casa con una deliciosa copa de vino. 

Ahora bien, si durante el paseo de fin de semana decides aventurarte a otras zonas de la ciudad, la cercanía con varias estaciones de metrobús te permitirán estar en minutos en el Auditorio Nacional, en Polanco, en el Centro de la Ciudad o en las colonias Condesa y Roma. 

Por todo lo anterior, es fácil entender por qué la Juárez encabeza la lista de las colonias con mayor demanda y plusvalía a la alza. 

Si deseas invertir en un inmueble en esta histórica y reconocida colonia de la Ciudad de México te invitamos a conocer Edificio Dondé un desarrollo residencial en Bucareli 68, frente al tradicional reloj chino. ¡Conócelo!  

Avenida Bucareli, un pedazo de historia

La Avenida Bucareli, la importante vía que separa las históricas colonias Juárez y Centro, es reconocida como uno de los corredores más bellos y relevantes. Bucareli fue concebida desde sus inicios para convertirse en la avenida más importante de la ciudad y de hecho por muchos años lo fue, antes de la construcción de Paseo de la Reforma. El virrey Antonio María de Bucareli y Ursúa llevó a cabo diversas obras civiles durante su mandato entre las cuales se encuentran un canal de desagüe para la ciudad, la inauguración y remodelación de varios hospitales y la avenida que hoy lleva su nombre. En 1778 se mandaron sembrar árboles, construir fuentes y enormes glorietas sobre la llamada entonces Paseo Nuevo para convertirla en un centro de encuentro y recreación para los ciudadanos y así se mantuvo hasta mediados del siglo XIX. De hecho, varios cronistas la mencionan como un interesante lugar de reunión donde sucedía la vida urbana. Más tarde el crecimiento de la ciudad recortó el tamaño de la avenida y la hizo perder dos de sus tres glorietas, manteniendo únicamente la que alberga al famoso Reloj Chino.  

El caballito 

La estatua original conocida como el caballito fue realizada por Manuel Tolsá entre 1973 y 1802 en honor al rey Carlos IV de España y, en realidad, su nombre verdadero es la Estatua Ecuestre del Carlos IV. Esta obra de 4.8 metros de altura y 5.4 de largo requirió que el artista fundiera 27 toneladas de metales. En 1852 fue colocada entre Bucareli y Reforma, donde se mantuvo por 127 años para después trasladarse a la Plaza Tolsá. Durante el 2013 se intentó hacer trabajos de limpieza en la escultura, pero el uso de ácidos la dañó fuertemente, así que pasó a manos del INAH y no fue hasta el 2017 que regresó a su sitio. En su lugar histórico como encabezado de Avenida Bucareli, ahora se encuentra el emblemático Caballito de Enrique Carvajal “Sebastián”, una escultura que, en palabras del artista, se aleja del significado de dominación y conquista de su predecesor y por eso busca evocar únicamente la cabeza del animal, así no está pisando nada.

Foto: Wikipedia 

La esquina de la información     

Frente al caballito se encuentra la esquina de la información, la cual se granjeó su nombre porque ahí se encontraban las redacciones de dos de los periódicos más importantes y antiguos del país: El Excelsior y El Universal. El Universal inauguró sus oficinas en 1920 sobre Bucareli 12 bajo el titulo de Catedral de la Prensa y apenas dos años después El Excelsior inició obras para instalarse cruzando la calle, en Bucareli 17.  

El edificio del Excelsior contaba con un frente hacia Bucareli y el otro en Reforma con fachadas diferenciadas. Durante años se le conoció como el Palacio de El Periódico de la Vida Nacional. Sobre Bucareli se encontraban los departamentos de prensa, rotativas, rotograbado, almacén, un departamento de arte; las áreas de talleres y producción. El inmueble contaba con un elevador para los colaboradores, otro de carga, un vestíbulo, largos pasillos y elegantes escaleras. Mientras que en Reforma 18 se ubicaba la dirección, redacción y otras áreas administrativas. Todo el complejo tiene una elaborada interconexión y en su momento contaba con un avanzado servicio telefónico y sistema de alumbrado.  

Foto: Wikipedia 

Multifamiliares

Es imposible pasear por Bucareli sin asombrarse con los imponentes condominios de departamentos que, por la majestuosidad de su arquitectura, nos llenan de nostalgia hacia una época que sólo podemos imaginar. 

• Conjunto Vizcaya: construido por Robert Servín en 1924, en su momento se promocionaba como una de las viviendas más modernas y confortables de la época y se construyó para ofrecer los mejores servicios posibles. El edificio sufrió gran decaimiento durante la política de rentas congeladas de los años cuarenta y no fue hasta los noventas que algunos de los habitante de siempre, ahora dueños de sus espacios, pusieron manos a la obra para restaurarlo y dejarlo en el impecable estado que se encuentra hoy.   

Imagen: El Universal 

• Conjunto Mascota: inaugurado en 1913, el edificio aún mantiene sus 173 departamentos diseñados por Miguel Ángel de Quevedo. Al mantenerse prácticamente intacto, un vistazo a través de sus rejas es un viaje en el tiempo de más de cien años. La edificación la mandó a hacer Ernesto Pugibet, dueño del Buen Tono, compañía cigarrera muy importante durante el porfiriato. En aquella la época, se estableció una ley que obligaba a los empresarios a ofrecer vivienda para que sus trabajadores vivieran cerca de sus centros de trabajo y fue esto lo que dio vida a “El Mascota”.